lunes, 8 de octubre de 2012

VISITENOS EN NUESTRA PÁGINA  http://radiomanantialsj.com.ar/
VISITENOS Y ESCUCHENOS EN NUESTRA PÁGINA                      http://radiomanantialsj.com.ar/

martes, 19 de enero de 2010

ASI VIMOS EL DAKAR


















lunes, 4 de enero de 2010

TESTIGOS DEL TIEMPO, EN EL AÑO DEL BICENTENARIO DE LA PATRIA



TESTIGO DEL  TIEMPO: RENZO HERRERA







Con la presencia de Renzo Herrera en los estudios de Radio Manantial, comenzamos a revisar nuestra historia Departamental, tan rica en hechos y leyendas.Don Renzo rememoró sus diálogos con el Profesor Horacio Videla sobre el Cruce de los Andes y la estadía de El Gral. José de San Martín en el casco de la Estancia el Leoncito, monumento natural, que aún se encuentra en Calingasta, testigo de la gesta libertadora y del éxodo Calingastino producido entre 1816 y 1817. No falto en la conversación la mención de personas que dejaron sus huellas imborrables en  Barreal como don Julio Alamos, Luis Echeverria y su esposa Adela quienes donaron los terrenos para la construcción del Hospital Barreal y el Colegio Jesús de la Buena Esperanza y de un familiar de Renzo quien dispuso que en uno de sus  terrenos se construyese  la plaza San Martín en Barreal. Hubo menciones a las minas del Carmen, Sorocayense y su primer emplazamiento. que no es donde se encuentra el pueblo en la actualidad. Don Renzo quien comanda el museo privado  ubicado en calle Las Heras, al este de la plaza de Barreal, nos hablo de las piezas que dan testimonio del paso del ejercito libertador por Calingasta y de otros hechos acontecidos en este valle.





domingo, 27 de diciembre de 2009

FELIZ AÑO NUEVO


El Señor visita a su pueblo con la paz


Quiero asomarme a la ventana de mi casa y mirar hacia atrás, hacia ese largo camino que he recorrido durante todo el año.

Si algo puedo ver, es que cada día de ese año transcurrido estuvo lleno del amor de Dios. Estoy en deuda con Él, por eso mi primera palabra al final del año es: '¡Gracias!'.

Pero, al lado de tantas bondades de ese Dios, está la triste historia de la ingratitud y la mediocridad para con ese gran amigo. Por eso la segunda palabra tiene que ser: "¡Perdóname todos los errores, todas las mediocridades. Yo se que me perdonas!"

Pero hay una tercera palabra que quiero decir: "Te pido un gran año para hacer con él una gran tarea, ayúdame a que este año que empieza sea mejor, que valga la pena vivir. Conviértelo en un gran año. Que aquello de "próspero año nuevo" no se quede en una ironía, sino en una verdad.

También quiero al final del año, saldar cuentas con mi prójimo, quiero sacar de mi espíritu, arrancar, tirar todos los rencores, odios, resentimientos hacia mis hermanos. Quiero terminar el año bien con todos. Quiero poder decir que no tengo malos sentimientos hacia ningún ser humano.

Es hora de pedir perdón a todos los que en el camino he herido, molestado, desairado. A los que tenían derecho a esperar una respuesta y no se la di, a los que necesitaban una palabra de aliento y me quedé con ella. A los que encontré tirados en el camino de la vida, desesperados, tristes, vacíos de Dios y de ilusión, y pasé de largo porque tenía mucha prisa. Quiero pedirles perdón.

Deseo dormir en paz la última noche del año y despertar con el alma renovada para emprender la nueva jornada de este año que comienza.

Es importante recordar que este año será lo que cada uno haga con él. ¿Será el mejor o será el peor? ¿Será uno de tantos, ni bueno ni malo, sino todo lo contrario? De cada uno de nosotros depende.

Dios que te da ese año nuevo es el que más ardientemente te dice: ¡FELIZ AÑO!

martes, 15 de diciembre de 2009

HISTORIA DE LA NAVIDAD


      Los antecedentes sobre la celebración de la Navidad son de carácter religioso y están sujetos a las manifestaciones culturales de los pueblos paganos y cristianos. La ceremonia de Navidad más antigua se remonta al período entre los años 320 y 353, cuando se conmemoraba el nacimiento de Cristo. Los romanos, por ejemplo, celebraban fiestas y ritos a sus diferentes dioses, los días del 17 al 23 de diciembre. Rituales que involucraban los más ricos platos y bebidas. El día 25 era la fiesta pagana del Sol.

      El 19 de diciembre era el día más importante, ya que se celebraba una gran fiesta en honor a Saturno, dios de la agricultura. Con una duración de siete días, de banquetes y bebidas, los romanos le pedían bienestar a su dios. Al mismo tiempo, se celebraba en el norte de Europa una fiesta de invierno similar, conocida como Yule, en la que se quemaban grandes troncos adornados con ramas y cintas en honor a los dioses para conseguir que el sol brillara con más fuerza.

      Por otro lado, La Biblia se refiere al Mesías como "Sol de Justicia". Por ello, desde fines del siglo IV, en el mundo cristiano se celebraba la Navidad el 25 de diciembre a excepción de las iglesias orientales, griegas y rusas que la realizaban el 6 de enero con la fiesta Teofanía o manifestación de Jesús como Dios.

      Como los evangelios no mencionan fechas, no es seguro que Jesús naciera ese día. De hecho, el día de Navidad no fue oficialmente reconocido hasta el año 345, cuando por influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianzeno se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad.

      Una vez proclamada oficialmente esta fecha, la Iglesia católica añadió posteriormente en la Edad Media los villancicos a sus costumbres. En esta época, los banquetes eran el punto culminante de las celebraciones. Por años, las celebraciones debieron ser interrumpidas, cuando en 1552, los puritanos británicos prohibieron la fiesta de la Navidad. Aunque la Navidad volvió a Inglaterra en 1660, bajo el reinado de Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana, cuando el príncipe Alberto instituyó de nuevo la práctica.

      La Navidad actual, como se vive cada año, es una creación del siglo XIX. El árbol de Navidad, originario de zonas germanas, se extendió por otras áreas de Europa y América. Los villancicos, que eran cantos típicos del pueblo, fueron recuperados, al tiempo que se componían otros.

      Las tarjetas de Navidad empezaron a utilizarse a partir de 1846, año en que se imprimió la primera de ellas en Londres.

   

      El Pesebre


      Al parecer fue Francisco de Asís, fundador de la orden franciscana, el iniciador de la representación del nacimiento entre los años 1200 y 1226.

      Siendo apóstol, Francisco de Asís recorría los campos de la población de Rieti en busca de señales de Dios. En la Navidad de 1223, estando en la ermita de Greccio, una fuerza divina lo impulsó a reproducir en vivo el misterio del nacimiento de Jesús. Construyó entonces, una casa pequeña de paja, similar a un portal, puso un pesebre en su interior, trajo un buey y un asno e invitó a un grupo de personas a reproducir la escena de la adoración de los pastores.

      La idea de reproducir el nacimiento se popularizó rápidamente en todo el mundo cristiano. De los seres vivos se pasó a la utilización de figuras de barro.

      Otra versión dice que el primer nacimiento se construyó en Nápoles, Italia, a finales del siglo XV y que estuvo hecho de figuras de barro. Carlos III ordenó que los belenes, llamados así en italiano, se popularizaran en todo el reino itálico y español. En América, los frailes introdujeron las costumbres navideñas cristianas utilizándolas para la evangelización de los indios nativos. Las iglesias contaban con sus belenes en sus templos.

      Las figuras de un belén podían ser de distintos tamaños, incluso de tamaño natural, y recreaban las distintas escenas que se recorren en el nacimiento del Niño Jesús, desde la búsqueda de la posada, el nacimiento, la anunciación del ángel a los pastores, la adoración y las ofrendas al Niño por parte de los Reyes Magos. El misterio de la Natividad representado en el pesebre se convirtió en una tradición indispensable en las culturas católicas, apostólicas y romanas. Hoy en día, los tamaños y elementos del pesebre varían de acuerdo al espacio y al acabado. En Latinoamérica se acostumbra todavía hacer los pesebres en vivo.


      Los Villancicos - Cantos 'vulgares' a Dios

      Se cree que los cantos navideños nacieron en Inglaterra, de manos de Enrique I, cuando los cantos eran en latín y amenizaban las fiestas de la Corte. "El Canto del Jabalí", llamado canto del villano, fue su predecesor, antes de que en los siglos XV y XVI se popularizaran por toda Europa.

      Las representaciones medievales de los misterios cristianos, se convirtieron en cantos comunes y divulgados por juglares y mensajeros. En el siglo XVII, aquellos cantos tomaron un carácter religioso. Numerosos sacerdotes componían piezas y melodías para llevar a sus templos las alabanzas a Dios.

      Los villancicos son coros o estribillos, que se repiten unos a otros, por medio de las melodías. Los ingleses los llamaron Christmas Carols y los franceses Noels.


     
      La Misa de gallo - Rezos y plegarias de media noche


      La Misa de Gallo se celebra la noche del 24 de Diciembre a las 12 de la noche. Su celebración conmemora el nacimiento del Niño Dios y tanto las lecturas como los cantos giran alrededor de la natividad. Después de la cena de Navidad, las familias católicas se dirigen a la iglesia para asistir a la ceremonia.

      La iglesia tomó esta costumbre de los ritos de los templos de Jerusalén que celebraban tres misas el día del nacimiento de Jesús. La primera en la noche en la cueva de la natividad, santificando así la hora del nacimiento del Señor. La segunda al amanecer como signo de la resurrección y recordando el natalicio del Dios-hombre; y la tercera en el templo, siendo ésta el oficio solemne del día.

      Los romanos también celebraban tres misas: una en la noche en Santa María la Mayor recordando la hora del nacimiento. Otra al amanecer recordando el misterio de la resurrección y la tercera el oficio solemne del día, en San Pedro.


      San Nicolás - El mito de 'Santa Claus'

      La imagen corriente de Santa Claus, con el trineo, los renos y las bolsas con juguetes, es una invención estadounidense de este siglo.

      Aunque la leyenda de Papá Noel proceda en parte de San Nicolás, un religioso del medioevo, es quizás uno de los mayores misterios que se encierra alrededor de la celebración decembrina.

      Nicolás fue un santo nacido en el puerto de Patara, en Asia Menor, hace muchos siglos. Llegó a ser obispo de Myra y como tal desarrolló una importante labor social repartiendo regalos entre los niños desprotegidos y las mujeres desamparadas. Sus obras le otorgaron el título de Santo.

      La historia de San Nicolás reapareció muchos años después de su muerte en Holanda, donde la víspera de su día (6 de diciembre), se escuchaban pasos y sombras de un hombre que recorría la ciudad repartiendo regalos a niños vagabundos. Sus visitas anuales se realizaban en la Nochebuena, por lo cual recibió el nombre de SintirKlass.

      Sus primeras visitas a América fueron en el día de San Nicolás, para traer regalos a los niños de las colonias holandesas. Sin embargo, dado que la cultura norteamericana tiene una fuerte presencia inglesa, este fue llamado Saint Claus, nombre con el que se conoce en Estados Unidos y América Latina.

      De acuerdo a las regiones y países, este personaje cambia de nombre. En Francia se hace llamar Père Nöel; en Alemania es Kriss Kringle (Niño Cristo) y está personificado por un hada masculina; y en Rusia es el Abuelo Invierno. En cambio en Italia, existe un mito muy curioso entorno a Santa Claus. Según la leyenda la bruja Befana, barría su casa cuando pasaron los Reyes Magos hacia el pesebre de Belén y la invitaron a ir con ellos. Al no acompañarlos, la Bruja sale cada año a repartir regalos en busca del Niño Dios, como acto de arrepentimiento.


      El árbol de Navidad - un abeto milenario

      Aunque no se habla de una relación directa entre la religión católica y el uso del árbol de Navidad en el mes de diciembre, el arreglo es una práctica tan común como el pesebre, la Misa de Gallo, Santa Claus y el día de Reyes Magos.

      No existe un registro detallado que certifique sobre el primer uso del árbol de Navidad, para festejar el nacimiento de Jesús. Pero se menciona que en el año 200 d.C. ya se presentaba el uso de árboles en la celebración de la Navidad.

      Aunque no dejan de ser conjeturas, para el siglo VI, el papa Gregorio I recomendaba tolerancia a los miembros de la jerarquía eclesiástica hacia las manifestaciones populares que por su festejo y creencia bien podían tener una interpretación pagana.

      La leyenda del abeto es tan vieja como el cultivo del mismo árbol. Fue en el siglo VIII, en la antigua Germania, cuando un monje inglés, llamado Winfrid, taló en una nochebuena, un roble que era utilizado en las festividades paganas para ofrecer vidas en sacrificio. En ese mismo lugar brotó milagrosamente un abeto y por eso su especie se tomó como emblema del cristianismo.

      Para los bretones (grupo celta de Bretaña), el árbol de Navidad fue descubierto por Persifal, caballero de la mesa redonda del rey Arturo, mientras buscaba el Santo Grial o cáliz de la Última Cena de Jesús. La leyenda cuenta que el caballero vio un árbol lleno de luces brillantes, que se movían como estrellas. El escritor alemán Goethe, en su libro Werther, también hizo alusión a un frondoso arbusto lleno de caramelos y figuras religiosas.

      El antecedente más cercano a nuestra tradición parece remontarse a la Alemania de los primeros años del siglo XVII. En 1605, un árbol fue decorado para ambientar el frío de la Navidad, costumbre que se difundió rápidamente por todo el mundo. El árbol de Navidad llegó a Finlandia en el año de 1800; en Inglaterra en 1829, y fue el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria, quien ordenó adornar el castillo de Windsor con un árbol navideño en 1841.

      La tradición del abeto decorado, salió de Inglaterra directo a Estados Unidos, en tiempos de la colonización. Se le atribuye a August Imgard, un hombre de Ohio, quien instaló el primer árbol navideño, en 1847. De ahí en adelante, la cultura norteamericana ha sido abanderada en materia de decoración navideña. Árboles cuyas dimensiones, abarcan la atención en parques, centros comerciales, tiendas, calles y hogares. Sintético, natural, seco, fresco, blanco o verde; lo que importa es que se sigue adornado cada año.

   
     Los Reyes magos

      El 6 de enero se celebra la llegada de los Reyes magos al establo donde nació Jesucristo. Fue desde la Edad Media, y principalmente en Francia, que se empezó a conmemorar la adoración de los Magos, cristianizando la costumbre pagana de elegir un "rey de las fiestas" en estas fechas. Inspirado en el Eclesiastés, la gente se reunían en la noche familiar alrededor de una rosca de pan dulce, en la que habían escondido un haba, como símbolo de la huida de la persecución del rey Herodes.

      Hoy en día, el roscón lleva en su interior una figurita como sustituto a la haba. La costumbre del pastel de Reyes se conoció en España a través de los soldados repatriados de Flandes y se hizo más popular bajo el reinado de Felipe V. Se adorna por encima con azúcar y tiras de fruta dulce y cristalizada. Algunos roscones pueden ir rellenos de crema chantilly, chocolate o cristales de caramelo. Se parte el roscón en pedazos iguales y a la persona favorecida con la figurita se le considera como el rey de la fie
sta.
   
La historia de Navidad
·   
      Lucas

·         Mateo

Lucas 2: 1-14
En esos días, el emperador dictó una ley que ordenaba hacer un censo en todo el imperio. Este primer censo se hizo cuando Quirino era gobernador de la Siria. Todos iban a inscribirse a sus respectivas ciudades. También José, como era descendiente de David, salió de la ciudad de Nazaret de Galilea y subió a Judea, a la ciudad de David, llamada Belén, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada.

Cuando estaban en Belén, le llegó el día en que debía tener su hijo. Y dio a luz su primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

En la región había pastores que vivían en el campo y que por la noche se turnaban para cuidar sus rebaños. El ángel del Señor se les apareció y los rodeó de claridad la Gloria del Señor y fueron presa del temor.

Pero el ángel les dijo: "No teman, porque yo vengo a comunicarles una buena nueva que será motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy ha nacido para ustedes en la ciudad de David un Salvador que es Cristo el Señor.

En esto lo reconocerán: hallarán a un niño recién nacido, envuelto en pañales y acostado en un pesebre."

De pronto una multitud de seres celestiales aparecieron en torno al ángel y cantaban a Dios: "Gloria a Dios en lo más alto del cielo, y en la tierra, gracia y paz a los hombres."



Mateo 2:1-12
Habiendo nacido Jesús en Belén de Judá, durante el reinado de Herodes, vinieron unos Magos de Oriente a Jerusalén y preguntaron: "¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en Oriente y venimos a adorarlo."

Herodes y todo Jerusalén quedaron muy intranquilos por la noticia.

Reunió a todos los sacerdotes principales y a los maestros de la Ley para preguntarles dónde debía nacer el Cristo.

Ellos le contestaron que en Belén de Judá ya que así lo anunció el profeta que escribió:

Belén en la tierra de Judá, tú no eres el más pequeño entre los principales pueblos de Judá porque de ti saldrá un jefe, el pastor de mi pueblo, Israel.

Herodes, entonces llamó privadamente a los magos para saber la fecha exacta en que se les había aparecido la estrella.

Encaminándolos a Belén les dijo: "vayan y averigüen bien lo que se refiere a este niño. Cuando lo hayan encontrado avísenme para ir yo también a adorarlo."

Después de esta entrevista, los magos prosiguieron su camino. La estrella que habían visto en Oriente iba delante de ellos, hasta que se paró sobre el lugar en que estaba el niño.

Al ver la estrella se alegraron mucho, y habiendo entrado en la casa, hallaron al niño que estaba con María, su madre.

Se postraron para adorarlo y abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Luego regresaron a su país por otro camino, porque se les avisó en sueños que no volvieran donde Herodes.

Cada 24 de diciembre los cristianos celebran la Nochebuena y el 25, la Navidad. Esa es la fecha elegida para conmemorar el nacimiento del hijo de Dios, en Belén. Pero esto no siempre fue así. Aquí te contamos cuáles son los orígenes de esta fiesta que se celebra en el mundo entero.

Una fiesta cristiana en Oriente
Una de las explicaciones paganas más conocidas cuenta que originalmente el sentido de la Navidad no era festejar el nacimiento de Cristo, sino la promesa del retorno del Sol, evento que los europeos celebraban ya desde antes que el cristianismo se convirtiera en una religión oficial. (leer más)...

Una fiesta cristiana en Occidente
Mientras en Oriente festejaban el nacimiento de Jesús el 6 de enero, en el occidente de Europa empezaron a inclinarse por otra día: el 25 de diciembre. Esta fecha, como la anterior, tiene su origen pre-cristiano. En este caso, se trata de un culto al dios solar de los persas: Mitra. (leer más)...

Hoy se reconoce de manera casi unánime que la pre-existencia de las fiestas paganas relacionadas con la veneración al Sol, muchas veces representado como un niño recién nacido, fue lo que llevó a la Iglesia a fijar el nacimiento de Cristo la noche del 24 al 25 de diciembre.

La cristianización de la fiesta eliminó los ritos y símbolos paganos. Para constatarlo basta con repasar los rituales populares que rodeaban a la Navidad, sobre todo en Europa.

jueves, 5 de noviembre de 2009

LOS CUENTOS EN LA MIRA




 
Poldy Bird
 

Mar solo

Un llanto azul

Aquella luz

Que el amor sea suficiente

La Huella

El hilo que conecta todo

Carta

Cajitas

No quisiera morirme sin volver a verte

Para que el mundo no se quede a oscuras

La palabra que cure las heridas

Como se hace un poema

Buscándonos

La mitad de un recuerdo cada uno

Te cantaré amor para que duermas

Ya vendieron el piano

País de Luz

Pasarán cosas

Un agujero en el zapato
 
 
 
Oscar Wilde
 

El Príncipe Feliz
 
 
 
Paulo Coelho
 

Cuidado con los recuerdos...... .

Cuento de Navidad

El hombre que perdonaba

Ahuyentar los fantasmas

El llanto del desierto

Un cuento de Navidad
 
 
 
  Mario Benedetti
 

El otro yo

Los Pocillos

El sexo de los ángeles

Conciliar el sueño
 
 
 
Jorge Bucay
 

El elefante encadenado

Animarse a volar

La alegoría del carruaje

Amarse con los ojos abiertos

El oso

Galletitas

El buscador

La cobija

Intentaré ser fresia
 
 
 
Eduardo Galeano
 

Celebración de la fantasía

La función del arte I

La dignidad del arte

Para la cátedra de literatura

Los adioses

La puerta

El mundo

El diagnóstico y la terapeuta

Palabras

La desmemoria4

La yerba mate

Historia de tres mujeres
 
 
 
Eladio Bulnes Jiménez
 

Ayer
 
 
 
Deepak Chopra
 

El sendero del mago
 
 
 
Oliverio Girondo
 

El lado oscuro del corazón
 
 
 
Silvina Ocampo
 

Amada en el amado
 
 
 
Jaime Sabines
 

Me encanta Dios
 
 
 
Julio Cortázar
 

Casa tomada

Lazos de familia

Instrucciones para llorar

Los Parques

Aplastamiento de las gotas
 
 
 
Horacio Quiroga
 

El almohadón de plumas
 
 
 
Juana de Ibarbourou
 

Puñados de Polvo

Vestidos nuevos
 
 
 
Enrique Mariscal
 

La casa de los mil espejos

El corcho
 
 
 
Isabel Allende
 

Eva Luna
 
 
 
Carlos Castañeda
 

Caminos del corazón
 
 
 
Octavio Paz
 

Mi vida con la ola
 
 
 
Edgar Allan Poe
 

El retrato oval
 
 
 
Marcelo Ferrer
 

¿Nadie muere en las vísperas?
 
 
 
Yuri Tabak
 

Las almas de los hombres cuando mueren

Las llaves únicas
 
 
 
Juan José Mestre
 

Lémures

La travesura
 
 
 
Christian Andersen
 

La niña de los fósforos
 
 
 
Jonás Diego Villarrubia Ruiz
 

El primer sueño
 
 
 
Gabriel García Marquez
 

Remedios la bella
 
 
 
Manuel Mujica Lainez
 

El Hombrecito del Azulejo
 
 
 
Kahlil Gibran
 

Sobre los hijos

Un Cuento